lej_leja

Parashat Lej Lejá: ¿Qué harías si no tuvieras miedo?

(Bereshit – Génesis cap. 12:1 – 17:27)
Viernes 27 de octubre de 2017

Parashá – Resumen
D´s le dice a Abram que deje su casa y su tierra y que se dirija al lugar que Él le mostrará. A cambio, le promete una descendencia será tan numerosa e incontable como el polvo de la tierra o las estrellas del cielo.
Abram obedece a D´s y, junto a su esposa Sarai, y su sobrino Lot, dejan la ciudad de Harán y van hacia la tierra de Canaán. Sarai era estéril, y Abram tenía ya 99 años, pero D´s le asegura que al año siguiente ella dará a luz al hijo de ambos, Isaac.
D’s les cambia los nombres a los primeros judíos: Abram será Abraham, y Sarai será Sarah.
Los pastores de Abraham y los de su sobrino Lot no se llevan bien, la situación se torna insostenible. Abraham le dice a Lot que elija la tierra que prefiera y él tomará la otra, para separar los rebaños y evitar conflictos.
Por indicación de D’s, Abraham se circuncida a sí mismo, a sus hijos Ismael e Isaac, y a todos los varones de su casa. Es el primer Brit Milá (circuncisión) de la historia.

Parshanut y Musar – Nuestro aprendizaje
Sofía Zimerman, alumna de I Medio de nuestro colegio, plantea que Abraham es un claro ejemplo de cómo el salir de la zona de confort puede generar grandes cambios. Si Abraham hubiese priorizado su comodidad, no habría iniciado el monoteísmo ético. Arriesgarse, buscar siempre dar un paso más, es algo que asusta pero nos hace crecer y desarrollar nuestro máximo potencial.
Sofía pone atención además en la fe de Abraham. Si bien él obedece a D’s y sale de su tierra para formar un nuevo pueblo, se muestra dubitativo en varias ocasiones. Abraham duda, se cuestiona, incluso interpela a D’s cuando no está de acuerdo.
La fe de Abraham es profunda y fuerte, pero no ciega. Frente a estas dudas D’s no se enoja, por el contrario lo acoge. Sofía plantea que “la confianza (o fe) no es obediencia ciega. Siempre es importante poder cuestionar…”
Abraham es un ejemplo de espíritu crítico, y a la vez de humanidad al permitirse dudar. El cuestionamiento es parte la fe, y si se hace dentro de un marco de respeto puede fortalecer aún más nuestro vínculo con D’s y el judaísmo.

Del Hebreo a tu mesa…
Los invitamos a conversar en familia alrededor de la mesa de Shabat:
Discutamos entre todos: ¿Qué entendemos por “salir de la zona de confort”? ¿Por qué a veces nos cuesta tanto tomar riesgos en la vida y preferimos quedarnos en la comodidad actual? ¿Qué casos conocemos de personas que hayan dejado su zona de confort y hayan logrado grandes cosas?
Para los adolescentes: ¿Qué harías si no tuvieras miedo? ¿Qué proyecto o cambio harías en tu vida si te aseguraran que no vas a fracasar? ¡Atrévete!
Para padres: Contémosles a nuestros hijos alguna experiencia en que salir de la zona de confort fue difícil pero nos trajo beneficios y crecimiento. Y permitamos que ellos lo hagan: a veces, con la mejor intensión, tratamos de proteger a nuestros hijos de cualquier dolor, pero debemos permitirles tomar riesgos para crecer y desarrollarse.
¡Shabat Shalom!

Agregar un comentario

Usted debe estar logeado para comentar