parashat_jayei_sarah

Parashat Jayei Sarah: ¿Cuántas vidas tienes?

(Bereshit – Génesis cap. 23:1 – 25:18)

Viernes 10 de noviembre de 2017

Parashá – Resumen…

Sarah muere a los 127 años y Abraham compra la cueva de Majpelá para enterrar a su mujer allí.

Abraham envía a su sirviente a buscar una esposa para su hijo Itzjak. El sirviente elije a Rebeca (Rivka), al ver que ella ofrece agua para él y sus 10 camellos. Este gesto de bondad la convierte en la segunda matriarca de nuestro pueblo.

Rebeca e Itzjak se conocen y se enamoran a primera vista. Con este amor Itzjak encuentra consuelo por la muerte de su madre Sarah.

Finalmente Abraham muere a los 175 años, y es enterrado por sus hijos Itzjak e Ishmael en el mismo lugar que Sarah.

Parshanut y Musar – Nuestro aprendizaje

El nombre de la Parashá trae 2 grandes interrogantes. Por una parte Jayei Sarah significa “las vidas de Sarah”, ¿no debiera decir “LA vida de Sarah”? ¿Por qué en plural? Por otro lado, la Parashá inicia narrando la muerte de Sarah, ¿no debería llamarse “la muerte de Sarah”?

Nuestros sabios explican que “las vidas” se refiere a las diferentes facetas del ser humano que juntas conforman su identidad. Sarah era hija, mujer, esposa, matriarca, judía por elección, madre… También alude a diferentes etapas de la vida, ya que Sarah vivió en una cultura politeísta, para luego adoptar el monoteísmo y migrar hacia Canaán junto a su esposo Abraham.

La Parashá narra la muerte de Sarah, pero en realidad habla de su vida, de lo que era relevante para ella: su hijo y la continuidad del pueblo judío. Quizás el mensaje es que la vida no necesariamente termina con la muerte, ya que los proyectos e ideales pueden continuar a través de las siguientes generaciones. En ese sentido, nosotros somos la muestra de que aquello que Sarah inició hace miles de años continúa vivo. Ella sigue “viva” cada vez que como pueblo abrazamos el monoteísmo ético.

Del Hebreo a tu mesa…

Los invitamos a conversar en familia alrededor de la mesa de Shabat:

  • Discutamos entre todos: ¿Qué actitudes y prácticas realizamos para que Sarah siga “viviendo” en la continuidad judía? ¿Qué hacemos para que su proyecto siga viviendo en nosotros? ¿Cuáles son las diferentes “vidas” o facetas que tenemos cada uno?
  • Para los adolescentes: Seguramente tienes muchas “vidas” o facetas: hijo, amigo, estudiante, hermano… ¿Cuán similares o diferentes son estas facetas entre sí? ¿Cuál crees que es el factor común entre todas estas facetas? ¿Qué dicen de ti estas facetas por separado o al unirlas todas?
  • Para padres: ¿Cuáles son los valores, ideales, prácticas, que quieres que perduren en el tiempo y que continúen en tu descendencia? ¿Qué estás haciendo para lograr que eso ocurra?

¡Shabat Shalom!

Agregar un comentario

Usted debe estar logeado para comentar