MENU
encendido de velas
Santiago, Chile
Encendido de velas a las 19:33

Shabat concluye 20:27

 

Alumnos de nuestro colegio resultaron semifinalistas en un concurso organizado por El Mercurio

Talmidim de III° medio se convirtieron en periodistas por un año e investigaron distintos temas relevantes de la comuna de Lo Barnechea.

Dicen que la curiosidad es el mejor combustible a la hora de aprender. Y si hablamos de periodismo, esta frase toma aún más fuerza. Motivados por las ganas de investigar, sumergirse en su comunidad, reportear y soltarse a escribir, cinco talmidim del Instituto Hebreo participaron el pasado ciclo lectivo del concurso periodístico “El Mercurio para estudiantes”.

La competencia, que se realiza todos los años, busca fomentar el espíritu crítico y creativo en los jóvenes desafiándolos a hacer un diario real, con investigaciones propias y con la ayuda de periodistas que trabajan en el medio. Los diarios ganadores son seleccionados por un jurado y, a modo de reconocimiento, se imprimen y circulan junto a El Mercurio por un día.

A la morá de Historia del Instituto Hebreo, Viviana Contreras, la propuesta le pareció muy interesante. Por eso,  motivó a cinco alumnos de por entonces II° medio a participar del concurso con su apoyo. Entusiasmados, los talmidim Miguel Kreisberg, Javier Ergas, Taly Guitlitz, Alejandra Koenig y Micaela Tramer aceptaron el desafío de transformar el aula en una redacción.

Para lograrlo, cada uno asumió una función dentro del equipo de trabajo: algunos se convirtieron en directores, en editores, en redactores o en fotógrafos. Y hasta realizaron reuniones de pauta para decidir en conjunto qué temas cubrir y de qué forma. A lo largo del proceso, los alumnos pudieron explorar géneros periodísticos como la crónica, la entrevista o las columnas de opinión.

El trabajo cooperativo, la formación de liderazgos, la empatía, el perfeccionamiento de la escritura y la organización, fueron aspectos y valores que los alumnos también desarrollaron a partir de este concurso.

“La experiencia tiene varios aspectos positivos que destacar”, expresó la morá Viviana Contreras. “Por un lado, los alumnos se interesaron en trabajar, durante un año, en un proyecto de diario sobre temas de contingencia comunal. El valor del trabajo de los alumnos fue que, sin el incentivo de una nota, lo hicieron porque querían participar y querían aprender.  Mostraron un genuino “gusto por aprender” que es lo que tratamos de inculcar como colegio”.

Las investigaciones de los talmidim cubrieron en profundidad temas como la polarización social y económica de la comuna, el trabajo de la mina Los Bronces, el Plan Cordillera, el equipo de fútbol Lo Barnechea, la política de emprendimiento que impulsa la comuna, el trabajo del voluntariado judío y su trabajo con el campamento Juan Pablo II. Todos estas historias sorprendieron y emocionaron a los talmidim y les permitieron perfeccionar prácticas y habilidades.

 

En palabras de los talmidim:

“Yo investigué el plan de emprendimiento que tiene la comuna de Lo Barnechea y la importancia que tiene este tema para la Municipalidad. Me gustó hablar con la gente, tomar notas de voz e intercambiar correos. Mejoré habilidades como traspasar correctamente las ideas que tenía al papel y la comunicación entre equipo, que nos ayudó a llegar a donde llegamos.”
Javier Ergas, alumno de 3° Medio

“Escribí una crónica del “Equipo Contigo” que pertenece al Circulo Israelita de Santiago y se dedica a la ayuda social. Me gustó conocer mujeres judías que trabajan en eso y así también  poder ayudar. Creo que, a partir de este concurso, mejoré la escritura. Antes me demoraba más haciendo una entrevista y ahora aprendí a escribir más rápido, bien y en un tiempo mínimo. En un futuro, me gustaría elegir la carrera de Periodismo”.
Micaela Tramer, alumna de 3° Medio

“A mí me tocó  la línea editorial que habla sobre la dualidad social y económica que existe en Lo Barnechea . Y me di cuenta de que eso puede ser una oportunidad tanto para los estudiantes como para la comuna. Creo que los alumnos que cuentan con mejor educación pueden enseñarles a los que no tienen esa realidad.  Gracias a este proyecto, incorporé la habilidad de investigar un tema, ingresando a Internet o haciendo entrevistas. Además, fue muy provechoso trabajar en equipo porque nos ayudábamos entre todos”.
Alejandra Koenig, alumna de 3° Medio

“Yo escribí dos Cartas al Director. La primera sobre Cerro del Plomo, el punto visible más alto  de Santiago pero del que poco se conoce su trasfondo cultural. Y la segunda carta, acerca de las oportunidades laborales de Lo Barnechea. Y llamaba a que otras comunas sigan nuestros pasos por la diversidad y variedad de oportunidades que tiene la comuna. Me gustó mucho leer información en la web, ya que fui aprendiendo mientras investigaba”.
Taly Guitlitz, alumna de 3° Medio

“Fue una experiencia muy enriquecedora. Yo redacté una crónica del pueblito de Lo Barnechea y me tocó abarcar el tema de la dualidad en la comuna. También, investigué sobre su historia y la situación actual de la gente. Y me pareció impresionante que el pueblito, a lo largo de los años y con todo lo que ha crecido junto a Santiago, haya logrado mantener su estatus austero y tradicional”.
Miguel Kreisberg, alumno de 3° Medio