MENU
encendido de velas
Santiago, Chile




 

Hijos y alumnos interactivos: una entrevista a Soledad Garcés sobre las TICs en casa y en el aula

Desde el Departamento de Comunicaciones de nuestro colegio, entrevistamos a Soledad Garcés, Directora Académica de la empresa Tics&Partners y docente de la Universidad de Los Andes, quien ha brindado numerosas charlas a alumnos y apoderados de 4° Básico sobre autocuidado en redes y convivencia digital. La última de ellas, se realizó esta semana.

Para quienes quieran profundizar en el tema, o no asistieron a las charlas, les compartimos esta entrevista a Soledad. El buen uso y responsable de la tecnología, la inclusión de nuevos dispositivos tecnológicos en la educación y la adicción a las pantallas, son algunos de los temas a los que Soledad se refirió.

Según tu experiencia, ¿Cuál es el principal error que cometen los padres a la hora de enseñarles a sus hijos cómo interactuar con la tecnología? ¿Y en redes sociales?

Los padres no son usuarios de las redes sociales e internet de la misma manera que los niños, entonces, los errores que cometen son por ignorancia y falta de formación. Principalmente, no vinculan tecnología con la etapa de desarrollo de cada hijo. Tienden  a ver pantallas como un tema técnico, y la verdad es que las pantallas son un medio de comunicación y entretención que permite varias actividades propias de la vida adolescente.

Muchas veces, se angustian y prohíben su uso, pero … ¿le prohibirías a un hijo tener amigos? finalmente las redes sociales en adolescentes, son un medio más para hacer amigos….el uso de juegos, es lo mismo… sacando los juegos violentos o sexistas, el resto, no debería ser un problema si se usan con discreción y control de tiempo.

Está demostrado que los niños buscarán siempre redes sociales o plataformas nuevas donde moverse y donde puedan interactuar con sus amigos sin la mirada de adultos. Siendo padre, ¿cómo se puede lidiar con la constante aparición de nuevos canales, vocabulario y formas de comunicarse, a fin de guiar positivamente a los alumnos en estos nuevos escenarios?

Los adolescentes, necesitan a sus padres para que los acompañen y ayuden cuando tienen problemas, pero por naturaleza, la adolescencia es la etapa donde buscan sus propios modelos de vida a través de las relaciones con otros. En este caso, los padres no deben desaparecer, sino estar ahí, para conversar con ellos cuando lo necesiten. se entiende que tus hijos no quieran tenerte en las redes sociales , así como quizás a los adultos no les gustaría ir a un bar con niños….

La mirada del adulto debe estar centrada en las conductas y actitudes que los adolescentes tienen en el mundo digital, más que lo que hacen o no hacen puntualmente en una red…

Internet va a seguir avanzando y saldrán nuevas redes sociales … pero la adolescencia será siempre similar… el adulto debe enseñar a medir los riesgos, ponderar los tiempos de conexión, ayudarles a entender el valor de la privacidad y el pudor frente a la sobreexposición…para así, usar cualquier red social… sea  la que sea..

Una de las tareas que se llevaron los alumnos luego de una de tus charlas, fue limitar su tiempo frente a una pantalla hasta 45 minutos al día. ¿En promedio, un alumno de Educación Básica cuánto tiempo pasa frente a un televisor o celular? ¿Tras seis semanas, cuáles deberían ser los resultados en el alumno?

Con 45 minutos de pantalla al día, puedo ver un ratito un programa de TV que me gusta, revisar algún video entretenido con mis hermanos, aprender a cocinar una receta puntual, o quizás, despejar mi mente leyendo una web de deporte, no lo sé… pero el resto del día, se debe priorizar actividades que favorezcan el aprendizaje activo, interactivo, con otras personas, deporte, artes, música, actividades que promuevan la vida espiritual, entre otras. En caso que exista una conducta abusiva donde hay muchas más horas de conexión por día, se debe pensar un plan de desconexión de 6 semanas. Se van recortando tiempos de a poco y reeducando la ansiedad en relación al acceso a los videojuegos y a las redes sociales. Se trata que las tecnologías sean un medio y no un fin en sí mismas….si no se logra con alguna facilidad, se debe pedir ayuda profesional. Los alumnos debería usar las pantallas entre otras cosas con naturalidad y sin ansiedad. Si hay conductas ansiosas u obsesivas, se debe estar el alerta y reeducar las conductas de los niños.

En tus charlas mencionas el uso limitado de pantallas. Sin embargo, en muchas clases se utilizan vídeos, pantallas interactivas, I-pads o celulares para realizar actividades o buscar información, una tendencia que defienden muchos educadores y futurólogos a la hora de hablar de aulas contextualizadas o el futuro de la educación. ¿Cómo crees que el uso de estos dispositivos ayuda en el aprendizaje? ¿Cuándo dejan de hacerlo? Se habla de que el rol docente, como mediador o director de orquesta, es fundamental en este caso. ¿Podrías profundizar en este concepto?

Las pantallas para educación son muy importantes y útiles para aprender. Siempre que sean actividades planificadas, mediadas por adultos, y con objetivos muy claros y acotados. Dejarán de ser un aporte cuando reemplazan a los profesores y dejan de ser un medio para comunicarse o aprender.

El rol del profesor  es planificar, organizar y mediar el aprendizaje de sus alumnos de manera muy acotada y concreta….por ejemplo: determinando objetivos muy acotados, usando tecnologías sencillas y siempre considerando que los niños tengan tiempo para aprender a usarlas antes. si envía algo de tarea, debe ir bien detallado lo que deben hacer y si requiere o no la ayuda de adultos. si es así, debe dar los tiempos que se requieren para eso…

¿Qué actividades que sí involucran a la tecnología dejan marcas en nuestro cerebro significativas y positivas para nuestro desarrollo? (Habías mencionado en un charla, por ejemplo, la programación por el pensamiento crítico que se puede extrapolar a otras áreas)

Todas las actividades interactivas, prácticas, simulaciones, trabajo colaborativo, tutoriales, creación de materiales, todo lo que implique hacer con otros, es un aporte en todo sentido al desarrollo cerebral de los niños y ayuda a que el profesor también aprenda y disfrute su clase. El pensamiento computacional se puede desarrollar también, y será la base para además, poder crear usando herramientas digitales.