beshalaj_tamara

Prisioneros de su libertad: análisis e interpretación de Parashat Beshalaj, por Tamara Fuentes

Por: Tamara Fuentes Thal

Instituto Hebreo, I Medio B

Torat Jaim, Morá Yael Waingortin

Temas centrales de la Parashá

Al leer la Parashá Beshalaj, pude identificar algunos de sus temas principales, estos los presentaremos a continuación:

  1. El pueblo de Israel es perseguido por Paró:  

Al haber enviado D’s las 10 plagas, el Faraón (en Egipto) decidió liberar de la esclavitud al pueblo judío, dejándolos irse. Sin embargo, cuando el pueblo emprendía su camino hacia la tierra prometida, llena de leche y miel -Israel-, Paró se arrepintió. Así, los egipcios, con todos sus caballos, jinetes y ejército, los persiguieron y los alcanzaron acampados junto al mar. En el momento en que los hijos de Israel vieron a este ejército acercarse, clamaron a D’s. Dado que el pueblo judío sentía miedo de Paró y su ejército, este comenzó a dudar de la ayuda que D’s les había brindado, diciéndole a Moshé que era mejor ser esclavos en Egipto que morir en el desierto. A pesar de estos hechos, Moshé no dejó de creer en que D’s los salvaría.

“Y el Señor endureció el corazón de Paró, rey de Egipto, de modo que persiguió a los hijos de Isra-e-l; y los hijos de Isra-e-l salieron con mano alzada.”  (14:8)

  1. Las aguas del mar Junco fueron abiertas:

Tras la persecución de Paró y su ejército al pueblo judío, el ángel de D’s que iba delante de los Israelitas, se apartó y la gran nube delante de ellos se puso detrás. D’s le dijo a Moshé que extendiera su mano sobre el mar para dividirlo, para que pasen los hijos de Israel. Y así fue como Hashem abrió las aguas del mar Junco, y el pueblo cruzó. Y los siguieron los Egipcios. Sin embargo, D’s quitó las ruedas de sus carros, de manera que les costó avanzar.

Además, estos se perturbaron debido a que se encontraban en medio de la columna de fuego y de la nube. D’s le dijo a Moshé que volviera a extender su mano, pero esta vez para que las aguas volvieran sobre los  esclavistas. Pues volvieron las aguas, eliminando cada rastro de los egipcios. Y los judíos anduvieron en seco por el medio del mar y observaron a este gran ejército muertos en la orilla y pues el pueblo vio la obra prodigiosa que Hashem había hecho por ellos.

“Extendió, pues, Moshé su mano sobre el mar, y el Señor hizo que el mar se retirase por un fuerte viento oriental, toda aquella noche, de modo que tronó el mar en seco, y fueron divididas las aguas.” (14:21)

“Quitó también las ruedas de los carros, de manera que los hizo avanzar con suma dificultad. Entonces dijeron los egipcios: ‘¡Huyamos de la presencia de Israel, porque el Eterno pelea por ellos contra los egipcios!’” (14:25)

  1. El pueblo judío se siente hambriento y sediento:

El pueblo al salir del mar Junco entró al desierto de Shur y anduvieron tres días sin encontrar agua. Luego vieron el Mara, pero no pudieron beber agua de allí porque era amarga. Tras las preocupaciones del pueblo por no tener qué beber, D’s endulzó el Mara para que el pueblo bebiera. Después llegaron a Elim, donde había agua y palmas, allí acamparon.

El pueblo se dirijo hacia Moshé y le dijo: nos sacaste de la esclavitud, pero por lo menos en ese entonces teníamos algo que comer, ahora nos morimos de hambre.  En este momento D´s hace caer Maná del cielo, brindándole al pueblo cada día por la mañana algo que comer. El sexto día de la semana caía una doble porción, para que se guardara para el séptimo día, el día de descanso, donde este alimento no caía.

Moshé le dice a Arón que tome una vasija y que eche en ella un omer completo de Maná, como testimonio para las próximas generaciones.

“Y dijo el Señor a Mo-shé: “He aquí que haré llover sobre vosotros pan desde el cielo; y saldrá el pueblo y recogerá diariamente la porción de un día, para que Yo lo pruebe, si anda en mi ley o no. Y será que en el día sexto, cuando preparen lo que traerán, resultará el doble de lo que suelen recoger cada día.” (16:4)(16:5)

“Descansó, pues, el pueblo en el día séptimo” (16:30)

Dijo, pues, Moshé a Aharón: ‘Toma una vasija y echa en ella un ómer completo de ma-n, y ponlo delante del Señor, a fin de guardarlo para vuestras generaciones venideras’” (16:33)

Interpretación de Yanki Tauber

Revisando diversas interpretaciones de la Parashá Beshalaj, encontré una que me hace mucho sentido, escrita por Yanki Tauber en el sitio web de Jabad.

Para este autor, el sentido de esta Parashá tiene que ver con las excusas o razones externas que tenemos para no poder hacer lo que queremos, y con las razones internas que sólo tienen que ver con nosotros mismos. Plantea que muchas veces tenemos miles de excusas para justificar que no hacemos ciertas cosas. Por ejemplo, yo podría decir que no estudio porque mis padres me obligan a dormir temprano, porque el colegio termina muy tarde, etc. Entonces, cuando nos liberamos de todas las prisiones externas, nos quedamos solos con nosotros mismos y tenemos que enfrentar que solo nosotros tenemos que decidir sobre nuestra vida. En el ejemplo, cuando mis padres no me obligan a dormir, ni el colegio me pide que me quede muchas horas, si no estudio es porque yo no quiero. Y si quiero estudiar, voy a estudiar.

Tauber plantea que en la Parashá anterior, las 10 plagas ya habían aterrorizado al Faraón al punto que llegó a rogar a Moshé que se vaya con el Pueblo Judío. Después de eso, no tendría sentido que aparezca la figura de Paró de nuevo persiguiendo a los judíos. Entonces, el sentido de esta imagen sería representar a la esclavitud interna que es la que aparece cuando ya nos hemos liberado de la esclavitud externa, que en este caso sería Egipto y el Faraón.

Tal como dice el autor: “Ahora quedamos sólo “yo” y “yo” en el ring -mi ser interior y mi ser exterior, mi ser motivado y mi ser apático -y dejemos que gane el mejor”.  Entiendo de esta frase que sólo cuando nos liberamos de las excusas, nos podemos hacer responsables de nuestras decisiones. Por eso esta Parashá tiene sentido, al mostrarnos que la historia no se termina cuando te liberas de las excusas o esclavitud que nos impone alguien más. La libertad comienza cuando logramos escapar de la segunda persecución, cuando dejamos atrás nuestros miedos y debilidades, cuando no hay nada que nos frene y nos impida hacer eso que debemos o queremos. La libertad del pueblo judío empezó realmente cuando logramos superar la sombra del Faraón en su segunda aparición.

Relación con una esfera de Wolfson

Voy a relacionar el tema de que el mar de Junco se abrió dejando pasar al pueblo judío, con la esfera de D’s y uno mismo.

Mientras leía la Parashá me topé con algo que llamó mi atención: la parte donde decía que Paró venía con sus grandes carros y enorme ejército a perseguir al pueblo judío, y el pueblo comenzó a perder toda fe en D’s y en Moshé. Comenzaron a preguntarse ¿por qué los habían traído a morir? ¿por qué mejor no los dejaron ser esclavos? Esto lo podemos ver evidenciado en las siguientes frases; “Y dijeron a Moshé: ‘¿Acaso por no haber sepulturas en Egipto nos trajiste acá para morir en el desierto? ¿Qué has hecho con nosotros, sacándonos de Egipto?’” (14:11)

Luego de leer estas palabras, me pregunté: ¿Por qué D’s decidió abrir los mares para salvar al pueblo, una vez que ellos perdieron fe en Él?

En relación a esta pregunta, creo que en la etapa de la adolescencia es común que nos cuestionemos si D’s existe o no.  A pesar de haber hecho el bar y bat mitzva hace poco tiempo, muchos de nosotros dudamos de la existencia de Hashem. A veces podemos sentir culpa de tener esta duda. Sin embargo esta Parashá nos muestra que D’s estará ahí a pesar de que nosotros dejemos de estar ahí para él. Así como no abandono al pueblo judío cuando perdieron fe en Él, tampoco nos abandonará a nosotros en momentos de duda.

Mi propia interpretación

Para mi interpretación personal, elegí el tema de que el pueblo judío se sentía hambriento y sediento en el desierto.

Cuando leía la parashá me vi enfrentada a un versículo de la Torá que decía lo siguiente: “Y les dijeron los hijos de Israel: ‘Ojala hubiéramos muerto a manos del Señor en la tierra de Egipto, cuando estábamos sentados junto a la olla de carne, y cuando comíamos pan hasta la saciedad; porque nos habéis sacado a este desierto para matar de hambre a toda esta asamblea’”. (16:3)

Estas cuatro líneas destruyeron la imagen que mi familia, colegio, amigos y sinagoga me habían entregado sobre Pésaj. Toda mi vida me contaron la historia de Pésaj, que luchamos para salir de Egipto y por fin conseguimos la libertad que tanto queríamos.

Pero a partir de las escrituras en la Torá, me surgió la interrogante: ¿Querían realmente los judíos escapar de la esclavitud?

Luego de reflexionar, me di cuenta que NADIE desea escapar de eso que nos esclaviza. Dentro de nosotros sabemos que esta cárcel nos perjudica y nos limita, pero…no queremos escapar.

El ser humano busca comodidad, intenta ir por el camino fácil, por lo tanto ser libre es algo difícil. Tomar nuestras propias decisiones, no tener obligaciones, es una tarea dura. Es difícil no acatar las reglas de otros, si no que crear las tuyas. Es difícil dejar los vicios y ser alguien que no depende de algo material. Es difícil dejar las excusas y enfrentar la verdad.

Ser libres nos muestra la verdad, nos muestra eso de lo que nos hemos escondido. Nos pone a nosotros mismos junto a nuestras opiniones, desnudos frente a un mar de oportunidades. Y a enfrentar que ya no hay pretextos, no hay algo que me obliga, no hay algo que me somete. Solo soy yo frente a MI vida. Esto es lo difícil.

Como dijo Khail Gibrán: “Hay personas que sueñan con la libertad, pero aún siguen enamoradas de sus cadenas”. Con esta frase me gustaría concluir y entregar el mensaje final. Esta historia, nos muestra la verdad sobre el mundo, nos dice que por más que la idea de libertad es algo que todos anhelamos, nadie está listo para enfrentarse a ella.

Ser libre es una tarea difícil, algo que costará al principio pero después será satisfactorio. Debemos seguir luchando, no podemos conformarnos con lo fácil, con lo que está bien. Debemos buscar eso que realmente nos hace felices, no eso que satisface nuestras necesidades.

Para finalizar, quiero agregar que esta Parashá invita a los judíos del mundo a buscar su propia libertad, a buscar eso que parece “inalcanzable”. Por eso Pesaj llega todos los años, porque cada vez nos trata de recordar que debemos seguir intentando, que algún día llegara….aunque demore 40 años.

            Bibliografia

“La Biblia”, editorial Sigal, 2006.

Yanki Tauber: “Éxodo Parte II”, en Jabad.com: http://es.chabad.org/library/article_cdo/aid/639332/jewish/xodo-Parte-II.htm, visitado el 23 de Mayo de 2017.

Eliezer Shemtov: “¿Como se hace para partir un mar?”, En Jabad.com: http://es.chabad.org/library/article_cdo/aid/2839284/jewish/Cmo-se-hace-para-partir-un-mar.htm, visitado el 26 de Mayo de 2017.

Agregar un comentario

Usted debe estar logeado para comentar