MENU
encendido de velas
Santiago, Chile
Encendido de velas a las 19:45

Shabat concluye 20:42

 

Abuelos online: Un intercambio de saberes y aprendizajes

En estos últimos meses, aprendiendo desde casa, conocimos a varios abuelos que participan de la vida escolar de sus nietos, ayudándolos con sus tareas o acompañándolos en sus clases online. Una ayuda que, tomando los recaudos necesarios y respetando las medidas sanitarias establecidas, beneficia a todos: padres que trabajan todo el día, talmidim que pasan un lindo y significativo momento en familia, y abuelos que ejercitan su memoria, incorporan nuevas herramientas digitales y se sienten orgullosos de contribuir en estos momentos.

Entrevistamos al moré Shlomo Elmaleh, abuelo de Josefina y Benjamín, (8º y 6º Básico) para que nos cuente cómo ha sido su experiencia.

¿Qué es lo que más les ha gustado de las clases online? ¿Qué aspectos positivos destacan?

Cuando llegué a Chile después de la Segunda Guerra Mundial, mi segundo hogar fue el Instituto Hebreo, brindé clases por cuarenta años y di mi alma por los talmidim. Si me remonto a esa época y alguien me hubiese dicho que las clases iban a ser por Zoom, jamás lo hubiera creído: es algo completamente impensado. Pero entiendo que, dada la contingencia, es la forma más adecuada y segura de hacerlo. Por eso creo que las clases deben seguir: en especial me refiero a los morim de hebreo, que no deben dejar de transmitir a los niños nuestra lengua, religión, cultura, y por supuesto, el amor por la Torá. No pertenezco a esta era tecnológica y me sorprende ver que ahora son mis nietos quienes me enseñan a mí, así como yo les enseñaba a ellos hebreo y Torá al comenzar el Gan.

¿Cómo creen que pueden ayudar a sus hijos en esta situación tan particular que estamos viviendo?

Como abuelo siento felicidad y amor por poder enseñar hebreo y Torá a mi nieta y ayudar a mi nieto en el proyecto Shorashim, un tesoro que quedará en la familia para siempre. Era hora de actualizar y digitalizar nuestra historia familiar. También estoy muy pendiente de qué necesitan los niños, vivimos al lado y los llamo por teléfono regularmente. Además, me genera felicidad saber que, al ayudar a mis nietos, también estoy ayudando a mi hija, que es morá de inglés del colegio, y que necesita calma y tiempo para dar sus clases y no bajar la guardia para que los alumnos sigan estudiando y no interrumpan su aprendizaje.

Me emociona ver que nuestra vida familiar ha sido en torno al Hebreo: ya son tres generaciones que han pasado por el colegio. Yo como moré, mis hijos como alumnos y hoy mis nietos. Me llena de orgullo poder ayudarlos a transitar este momento.

  • https://www.institutohebreo.cl/web/wp-content/uploads/2020/09/PHOTO-2020-09-10-16-36-50-wpcf_471x348.jpg
  • https://www.institutohebreo.cl/web/wp-content/uploads/2020/09/PHOTO-2020-09-10-16-38-101-wpcf_471x348.jpg