MENU
encendido de velas
Santiago, Chile
Encendido de velas a las 17:55

Shabat concluye 18:52

 

#Encasa con… la morá Andrea Mandel

Desde casa, la morá del Gan Andrea Mandel nos habla de su rutina, de cómo se inspira para preparar las clases online y los aprendizajes que le han dejado estos últimos meses.

¿Cómo es tu rutina desde casa?

Mi espacio de trabajo es mi dormitorio. En él tengo privacidad, y no tengo que pedirle a nadie que no hable, que no haga ruido, que no aparezca en los zoom, etc. Ahora tenemos una nueva decoración en la muralla, y los cajones del velador se transformaron en las repisas del Gan. Como no quise poner un escritorio, ya que me quitaría mucho espacio, compré una mesa plegable, que en la noche la saco, y el espacio “vuelve a transformarse en dormitorio”.

Tengo la suerte de contar con el apoyo y respeto de toda mi familia. No solo en las reuniones y los Zoom, si no que también al preparar actividades, que a veces implican trabajar todo el día. Cuando tengo que grabar, y repetir y repetir grabaciones, ellos ya lo entienden como momentos de silencio. También recibo su colaboración que es muy valiosa: ¡me graban, participan, me ayudan con la utilería y aportan con sus ideas y creaciones!

¿Cómo ha impactado el trabajo remoto a la hora de planificar clases ? ¿Y a la hora de dar clases?

La nueva realidad implicó que tengamos que generar, prácticamente desde cero, muchas actividades. Los niños en el Gan, aprenden mucho a nivel concreto, manipulando materiales, y eso ahora no lo podemos hacer. Tenemos que pensar actividades para el Weekly que no requieran manipular objetos que no existan en todas las cosas, que no requieran una mediación inmediata, que la modalidad de presentación sea atractiva, que las instrucciones sean habladas o con íconos, etc. Y lo más importante, que sean significativas y entretenidas para los niños.

El trabajo en Zoom también requiere de nuevas estrategias. Cuando los niños nos señalan, no sabemos qué nos están mostrando.Por eso necesitamos incluir colores, números, íconos, para que puedan expresar sus respuestas a través de ellos. Los tiempos para activar y desactivar micrófonos, de compartir pantalla, de asistir a los niños técnicamente si están solos, etc. a veces se hacen largos. Las actividades de movimiento han sido una buena herramienta, pero éstas no pueden implicar desplazamiento. Los PPT los diseñamos con todas las imágenes y textos hacia la izquierda, ya que en el Zoom, las ventanas de los niños en general aparecen a la derecha de la pantalla, y los niños si están solos, no saben moverlas.

Permanentemente estamos buscando nuevas estrategias que favorezcan el dinamismo y la participación de los niños, intentando mantener la atención y motivación de todos, a pesar de que los tiempos de espera a veces son largos.

La mediación en el aprendizaje y el vínculo afectivo que se genera en la sala de clases, se echa de menos, pero entre todos hacemos un esfuerzo por adaptarnos a esta nueva realidad y buscar lo positivo de relacionarnos virtualmente.

Yo creo, que tanto en el aspecto emocional como en el aprendizaje, se han ido logrando avances importantes. Para ello, este proceso implicó e implica continuas transformaciones, que siempre están enfocadas en beneficiar y potenciar al niño.

¿Cuáles crees que son los aspectos positivos de este modelo de aprendizaje online y que pueden, a partir de ahora, implementarse en el modelo presencial?

En términos profesionales y personales, he aprendido muchísimo. En términos concretos, nuevos programas y aplicaciones, y usos de programas que ya conocía, pero que antes no necesitaba. Sin lugar a dudas seguiré utilizando estas nuevas herramientas una vez que volvamos al trabajo presencial ya que estoy segura que será un gran aporte a nuestra metodología. Esto puede favorecer el trabajo autónomo de los niños, lo que nos permitirá desarrollar el potencial de cada uno, en sus necesidades.

En términos personales, que los momentos difíciles me motivan a superarme, activan mi creatividad, y me refuerzan el compromiso con la profesión que elegí, con los niños y sus familias, con el colegio, con mis compañeras y con la comunidad y educación judía.

Todos los que cumplimos un rol en la educación tenemos que ser flexibles y hacer un esfuerzo para adaptarnos a las circunstancias y a los cambios. Todos tenemos que aportar nuestro granito de arena, desde la actitud, la predisposición, la energía positiva, la proactividad. Todos estamos viviendo momentos difíciles. Algunos más que otros. Pero como comunidad, nos tenemos que apoyar, y como institución educativa, poner siempre a los niños por delante.

Foto Andrea Mandel