MENU
encendido de velas
Santiago, Chile
Light Holiday Candles at 19:42

Encender las velas de la festividad después de 20:39

 

Parashá Shoftim

Parashá – Resumen…

Moshé continúa su discurso de preparación al Pueblo de Israel ad portas de entrar a la tierra de Canaán.
Se indica poner jueces (Shoftim) y policías en las ciudades, y establecer códigos de ley que aseguren el desarrollo de una sociedad sana y respetuosa. Se detallan procedimientos para los juicios civiles, y se establecen castigos para quienes dieran falso testimonio. Con la frase “Justicia, justicia perseguirás” (16:20) se hace hincapié en la importancia de un juicio justo, sin soborno y sin diferenciación socioeconómica.
Se establecen también las leyes que regirán a los Reyes de Israel, que regulan sus riquezas y atribuciones, de manera de evitar abusos de poder.

En esta Parashá aparece también la famosa frase “Vida por vida, ojo por ojo, diente por diente…” (19:21).
Parshanut y Musar –

Nuestro aprendizaje

El hecho de que en una misma Parashá se establezcan leyes para juicios civiles y para los Reyes de Israel, nos muestra que para la Torá no hay diferencias entre las personas. Nadie está por sobre la ley.
“Vida por vida, ojo por ojo, diente por diente…” nos invita a ser empáticos, ponernos en el lugar del otro, e intentar reparar el daño que pudimos ocasionar, incluso involuntariamente. Se trata de validar al otro en su sufrimiento, y no intentar desestimar su dolor. Este mes de Elul, antes de Rosh Hashaná, es ideal para practicar la empatía y tratar de entender a nuestros semejantes sin juzgarlos.

La frase “Justicia, justicia perseguirás” llama la atención, ya que no es común que en la Torá se repitan palabras. Saadia Hagaón (siglo IX – X) plantea que esto indica la obligación de perseguir la justicia absoluta, lo que más adelante el filósofo alemán Kant va a desarrollar como el “imperativo categórico”.
Abraham Ibn Ezra (siglo XI – XII) plantea que a veces hay dos tipos de justicia, una que me conviene y otra que no, y debemos buscar siempre la solución más justa, independiente de nuestra conveniencia.
También suelen haber dos tipos de justicia cuando juzgamos a los demás y a nosotros mismos: a veces somos más severos con nosotros mismos que con los demás, o viceversa. O bien medimos con diferentes criterios de justicia a nuestros cercanos. Sin embargo la Torá nos muestra que la vara debe ser igual para todos, nos convenga o no, nos guste o no.

Del Hebreo a tu mesa…

Los invitamos a conversar en familia alrededor de la mesa de Shabat:

– Padres Prediquemos con el ejemplo: Seamos justos, a veces somos más exigentes con nuestros hijos que con nosotros mismos. A veces pretendemos que nuestros hijos cumplan con grandes expectativas, y no somos justos al exigirles algo que quizás excede a sus capacidades.

– Hijos adolescentes tipos de justicia: ¿Qué significa que hay dos tipos de justicia? Buscar ejemplos de “justicia cuando me conviene y cuando no”, ¿Cómo podría aplicarse esto a nuestra vida diaria?, ¿Qué pasaría si cada uno aplicara la justicia según le parece mejor?

– Conversemos entre todos justicia absoluta: A veces juzgamos con diferente severidad si se trata de alguien cercano o no. (Ejemplos: Si veo a un amigo haciendo algo incorrecto ¿Lo reto aunque sea mi amigo?, ¿No hago nada para no perjudicarlo?; Si veo que están molestando a alguien, ¿Lo defiendo aunque no lo conozca?, ¿No hago nada para no meterme en problemas?, ¿Solo defiendo a mis amigos o a todos?). La justicia absoluta implica que hay cosas que están mal independiente de la circunstancia. Molestar a un compañero y hacerlo sentir mal es incorrecto, no hay excusa.

TJ