MENU
encendido de velas
Santiago, Chile
Encendido de velas a las 18:01

Shabat concluye 18:57

 

Un viaje a los agujeros negros del Universo

Hay primordiales, estelares y supermasivos. Son invisibles y su fuerza gravitacional es tan fuerte que nada, ni siquiera la luz, puede escapar. Estamos hablando de los agujeros negros, uno de los grandes misterios del Universo, y que este año, por primera vez en la historia, se logró fotografiar gracias al Telescopio Horizonte de Sucesos.

La semana pasada, y contactado por un destacado alumno de ciencias, nos visitó el Dr. en Física de la Universidad de Ginebra Domenico Sapone, quien es italiano y  posee un alto nivel en Física Moderna. Sapone, que hoy está contratado por la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la Universidad de Chile, donde trabaja en Cosmología y Energía Oscura, brindó una clase para alumnos de Física de IV Medio.

“En la charla – explicó el moré de Rene Williams – aprendimos cómo los fenómenos  observables han servido para descubrir la forma de acercarse a los parámetros necesarios para construir el modelo cosmológico, que permite comprender mejor y desarrollar conocimiento del universo. Sapone, nos explicó como dos fenómenos, ya conocidos con Newton, como una manzana en un ascensor, nos dan distintos resultados en cuanto a sus causas. Como Einstein nos enseña, en su Principio de la Relatividad General, la gravedad no es sino una manifestación de la curvatura del espacio-tiempo ante un cuerpo masivo”.

Y agregó:

“Si en un agujero hay una masa inimaginable, debería emitir y ser posible detectar las ondas gravitacionales, propuestas por Einstein. Nos contó cómo fue posible detectarlas con un interferómetro. Este aparato fue desarrollado a fines del siglo XIX por un gran científico norteamericano, con otro fin en esa época: detectar la existencia del éter. El gran aporte de Albert Michelson no solo fue inventar el interferómetro, sino una gran cantidad de instrumentos de alta precisión en óptico. Este enorme aporte le significó recibir el premio Nobel de Física en 1907, constituyéndose en el primer físico judío en ganarlo”.

A partir de este encuentro, los talmidim pudieron conocer a un excelente físico, muy joven, que va a formar a muchos científicos chilenos para el progreso de la ciencia y orgullo del país. Gracias al Dr. Sapone por su clase.

 

  • https://www.institutohebreo.cl/web/wp-content/uploads/2019/06/tn-IMG-97311-wpcf_471x348.jpg
  • https://www.institutohebreo.cl/web/wp-content/uploads/2019/06/tn-IMG-9727-wpcf_471x348.jpg
  • https://www.institutohebreo.cl/web/wp-content/uploads/2019/06/tn-IMG-9735-wpcf_471x348.jpg