parasha_vaieshev

Parashat Vaieshev: ¿Cómo manejamos los celos?

(Bereshit – Génesis cap. 37:1 – 40:23)

Viernes 8 de diciembre de 2017

 Parashá – Resumen…

Yaacov hace diferencias entre sus hijos y le regala a Iosef (hijo de su amada Rajel) una túnica especial, lo que genera enojo y envidia en los hermanos mayores.

Los hermanos le quitan la túnica a Iosef, lo tiran a un pozo y lo venden como esclavo a unos egipcios. Luego manchan la túnica con sangre de un animal y la llevan a Yaacov, que llora creyendo que su hijo favorito ha muerto.

Iosef se convierte en el sirviente de Potifar, hasta que es acusado injustamente de sobrepasarse con su esposa. La Parashá termina con Iosef viviendo en una cárcel de Egipto.

Parshanut y Musar – Nuestro aprendizaje

Los hermanos de Iosef tenían varias razones para odiarlo. No solo su padre le daba regalos especiales, sino que el mismo Iosef les contaba sus sueños en que sus hermanos se arrodillaban ante él.

Sin embargo, vale la pena preguntarnos si es posible justificar nuestras acciones en base alas circunstancias o emociones. Entonces, ¿El actuar de los hermanos de Iosef es justificable por la marcada preferencia que hacía su padre?

No podemos culpar a los hermanos de Iosef por sentirse menospreciados por el padre, mucho menos por sentir celos y enojo. Pero ninguna emoción o circunstancia puede justificar un acto de crueldad. El gran desafío es darle cabida a nuestras emociones, pero cuidar nuestros actos a partir de ellas. Tarea que no es nada fácil.

Del Hebreo a tu mesa…

Los invitamos a conversar en familia alrededor de la mesa de Shabat:

Prediquemos con el ejemploemoción y acción. No permitamos que nuestras emociones guíen nuestros actos. Como padres solemos enojarnos y actuar desde la emoción, pero somos ejemplo siempre. Busquemos maneras alternativas de manifestar nuestro enojo que no sean con agresividad o violencia.

Juego en familia: emoción y acción. Se elige una emoción (rabia, miedo, pena, alegría, vergüenza…) y cada uno debe decir o actuar una manera de expresarla sin dañar a los demás ni a sí mismo. No se puede repetir, hay que usar la creatividad.  Gana la acción más original y entretenida de expresar una emoción.

Imaginemos juntos: los hermanos de Iosef. ¿Qué otra cosa podrían haber hecho los hermanos de Iosef al sentir tantos celos? ¿Qué alternativas tenían? ¿Qué consejo les podríamos dar?

¡Shabat Shalom!

Agregar un comentario

Usted debe estar logeado para comentar