parashat-jukat

Parashá Jukat: Lo que duele mirar

(Bamidbar / Números 19:1-22:1)

Viernes 22 de junio de 2018

Parashá – Resumen

Se detalla procedimiento de purificación mediante una vaca que debía ser completamente roja, incinerada y sus cenizas mezcladas en agua.

Miriam, la hermana de Moshé, muere. Ella era quien localizaba los pozos de agua durante la travesía por el desierto. Tras su muerte el pueblo se queja de sed. D’s le dice a Moshé que le hable a una roca y de ella saldrá agua. Moshé golpea la roca en vez de hablarle y, si bien sale agua, Moshé es castigado sin entrar a la tierra prometida.

Aarón, el hermano de Moshé y Cohen Gadol (Sumo Sacerdote), también muere. D’s le indica subir a un monte con sus hijos, quitarse el ropaje del sacerdocio y vestir con eso a sus hijos, y recién ahí morirá. El pueblo guarda 30 días de duelo.

Aparece una plaga de serpientes cuya mordedura es letal. D’s indica que se enrolle una serpiente en un mástil y todo aquel que lo mire directamente será sanado.

Parshanut y Musar – Nuestro aprendizaje

La plaga que describe esta Parashá es extraña, una misma serpiente podía causar la muerte con su mordedura o ser la salvación al mirarla a los ojos. D’s le dice a Moshé: “Haz una serpiente de fundición y colócala sobre un mástil; y todo el que haya sido mordido, la verá y se mantendrá con vida” (21:8)

El acto simbólico de mirar a la serpiente a los ojos curaba a los hebreos. Una misma situación dolorosa, o que generaba temor, podía ser sinónimo de vida o de muerte, según cómo se la enfrente.

No es fácil “mirar a los ojos” aquello que nos duele. Hay problemas que nos duele mirar, que cuestan enfrentar. Pero quizás es la única manera de comenzar a resolverlo.

Esta Parashá nos invita a pensar en cómo estamos enfrentando nuestra  vida, si somos capaces de “mirar” y “enfrentar” los conflictos, aquello que nos genera dolor. Solo así podremos fortalecernos y quizás incluso convertirlos en bendición.

Del Hebreo a tu mesa…

Los invitamos a conversar en familia alrededor de la mesa de Shabat:

Preguntas a los hijos: ¿Qué situaciones en nuestra vida se tornan en bendición o maldición según cómo seamos capaces de enfrentarla? ¿De qué depende nuestro enfoque de cada situación? ¿Qué habilidades necesitamos para enfrentar un problema?

Para conversar con nuestros adolescentes: ¿Qué significa “mirar a los ojos” un problema? ¿Por qué nos cuesta tanto?

Para todos: ¿Qué situación compleja hemos vivido como familia y que hemos sido capaces de enfrentarla y así salir fortalecidos de ella?

Agregar un comentario

Usted debe estar logeado para comentar